1 de abril de 2020

Superfinanciera da instrucciones a establecimientos de crédito sobre modificaciones a condiciones de los créditos

Holland & Knight Alert
Lucas Saffon-Lopez | Rafael Marulanda

Si usted es una persona natural o empresa, y ha sufrido efectos adversos en su actividad económica por la emergencia del COVID-19, puede acordar con los establecimientos de crédito nuevas condiciones para sus créditos (ej. periodos de gracia, aumento de plazos, entre otros aspectos). Recuerde que los cambios en las condiciones iniciales de los créditos no tendrán efecto en su calificación como deudor ni en la información sobre su comportamiento crediticio en las centrales de riesgo.

Para efectos de lo anterior, la Superintendencia Financiera de Colombia expidió la Circular Externa 014 de 2020 mediante la cual dictó instrucciones a los establecimientos de crédito sobre los elementos mínimos con que deben contar las modificaciones a las condiciones de los créditos en el marco de la emergencia del COVID-19 y la información básica que se debe brindar a los consumidores financieros.

La Circular establece que, cuando los establecimientos de crédito establezcan políticas de modificaciones a las condiciones de los créditos para aliviar los efectos de la emergencia del COVID-19, estas deben ser estructuradas teniendo en cuenta lo siguiente: (i) la tasa de interés no podrá aumentarse; (ii) no debe contemplarse el cobro de intereses sobre intereses o la capitalización de intereses; (iii) no deben contemplarse intereses sobre otros conceptos como cuotas de manejo, comisiones y seguros cuyo pago se haya diferido; (iv) en los créditos de consumo (diferentes de tarjeta de crédito y rotativos), vivienda y microcrédito, el plazo se puede ajustar de forma tal que el valor de la cuota del cliente no aumente salvo por conceptos asociados a seguros o tasas de interés indexadas. Sin embargo, en los casos en los que el cliente acepte un incremento en el valor de la cuota, el número de cuotas pendientes de pago solo se podrá extender en la misma proporción del periodo de gracia o prórroga otorgada (salvo en los casos en los que la entidad y el deudor acuerden un plazo diferente, según sus necesidades); y (v) tratándose de créditos comerciales las entidades podrán evaluar caso a caso, y establecer el efecto sobre la cuota y/o plazo según correspondan, informando debidamente al cliente.

Finalmente, se dispone que los cambios a las condiciones del crédito deben ser informados a los consumidores financieros, previendo la posibilidad de que el consumidor pueda rechazar las nuevas condiciones. En ese sentido, las entidades deben explicar de manera clara a los consumidores financieros, cuando se definan periodos de gracia o prórrogas, en qué consiste cada figura y si la misma aplica sobre capital, intereses u otros conceptos.

Descargo de responsabilidad: Por favor tenga en cuenta que la situación relacionada con el COVID-19 está evolucionando y que el tema discutido en estas publicaciones puede cambiar de forma diaria. Por favor contacte al autor o su abogado de contacto en Holland & Knight para una asesoría adecuada.


Information contained in this alert is for the general education and knowledge of our readers. It is not designed to be, and should not be used as, the sole source of information when analyzing and resolving a legal problem. Moreover, the laws of each jurisdiction are different and are constantly changing. If you have specific questions regarding a particular fact situation, we urge you to consult competent legal counsel.


Related Insights